Cuando era niña, Joanne Rowling disfrutaba escribiendo historias fantásticas, las cuales le relataba a su hermana:

“Todavía recuerdo cuando le conté una historia en la cual ella se caía en una conejera y era alimentada con frutillas por la familia de conejos que vivía allí […] La primera historia que escribí en mi vida, cuando tenía cinco o seis años, fue sobre un conejo llamado Rabbit. Tenía sarampión y era visitado por sus amigos, incluyendo una abeja gigante llamada Miss Bee”.

Cuando era adolescente, su tía abuela le dio una vieja copia de la autobiografía de Jessica Mitford, Hons and Rebels. Mitford se convirtió en su heroína. No superó las pruebas de admisión para entrar en la Universidad de Oxford, así que se matriculó para obtener una doble titulación en filología francesa y clásica en otra universidad. Con un año de estudios en París, Joanne se mudó a Londres para trabajar como investigadora y secretaria bilingüe.  En junio de 1990, viajó en tren de Mánchester a Londres, el tren tuvo problemas y el viaje se retrasó cuatro horas. Durante ese suceso, le llegó la idea de una escuela de magos.​

«De repente, la idea de Harry apareció en mi imaginación, simplemente. No puedo decir por qué, o qué la desencadenó, pero vi la idea de Harry y de la escuela de magos muy claramente. De pronto, tuve la idea básica de un niño que no sabía quién era, que no sabía que era mago hasta que recibió una invitación para asistir a una escuela de magia. No he estado nunca tan entusiasmada con una idea». «Comenzó con Harry, y luego todos los personajes y situaciones afloraron en mi cabeza». 

Después de vivir mucha violencia por parte del hombre que fue su esposo y de quedar en quiebra siendo madre soltera, decidió escribir la historia que llevaba rondando en su cabeza por mucho tiempo; un mundo mágico donde el valor y la amistad fueran pilares importantes, una trama de 7 libros (extendiéndose a otros escritos), en los cuales se incluyó a sí misma como personaje (consciente e inconscientemente) en los personajes de Hermione, Luna, Ginny, McGonagall, Molly, entre otras de mujeres poderosas que tomaban decisiones brutalmente valientes, porque, una mujer escritora, como toda mujer, sabe qué es ser mujer en este mundo, un mundo donde le dijeron que debía publicar bajo el seudónimo “J.K” para que no se supiera que quien había escrito aquella increíble historia era una de nosotras. 

Hoy (en 2022) vemos con tristeza que muchas mujeres han decidido declarar que Harry Potter es de “autor anónimo” por las declaraciones de Joanne. Por eso, me gustaría recordarles a todas que, justo lo que están haciendo es a lo que le apuesta el patriarcado: a seguirnos invisibilizando y llevarnos a la hoguera por nombrar valientemente las cosas importantes, a callarnos otra vez, como desde hace cientos de años, a invalidar nuestra magia que llevamos a la pluma que se vuelve varita mágica cuando comenzamos a escribir. Así que hoy, la reconocemos y hacemos saber la profunda tristeza que nos da de volvernos a encontrar con que a una mujer se le odia por decir que las mujeres y sus opresiones existen.

Los libros de Harry Potter fueron escritos por Joanne Rowling, gracias a ella, pudimos leer y creer en un mundo extraordinario donde había pociones y encantamientos, casas y escuelas de magia, elfos, callejones encantados, animales fantásticos, maestras poderosas, madres amorosas, grandes deportistas del quidditch, bailes increíbles, amor y amistad narrada de tal forma que nos hizo sentirnos parte de ello. Gracias a Joanne y solo a Joanne es que existe el mundo de Harry Potter y ella como escritora se merece todo el reconocimiento y mérito.

Lo que están haciendo los medios y aliados (con intereses turbios) contra Joanne es una acción tan horrorosa que no podemos ni entender que parte de la población en serio apoye la idea de «imaginar Harry P. Sin su creadora» como castigo a que en pocas palabras dijo «no al borrado de mujeres» (decimos en pocas palabras porque tiene un ensayo sobre esto).

Por eso no nos vamos a cansar de recordarlo cuando podamos. Porque JK Rowling es la creadora del mundo de Harry Potter y Joanne Rowling es la creadora del mundo de Harry Potter y JK Rowling es la creadora del mundo de Harry Potter y la nombramos porque es una mujer escritora que intentan desaparecer, pero aquí estamos y cuando quieran negar la existencia de una escritora vamos a nombrarla lo más que podamos.

Por años se nos ha intentado callar y ahora lo hacen tan burlonamente, tan en nuestra cara, con el mismo odio de siempre que es necesario posicionarnos y decir que JK Rowling es la escritora de Harry Potter.

Las mujeres escribimos, aunque quieran imaginar que no, y entre las escritoras hacemos manada, defendemos nuestras autorías y gritamos fuerte los nombres de las autoras, sobre todo de las que quieren silenciar por incomodar al patriarcado.

Deja una respuesta

Puede que también te guste...